Lunes, Agosto 10, 2020

El queso no debe mezclarse con antidepresivos ni el ajo con anticoagulantes

La típica agüita de perra o una ensalada parecen ser lo más sano del mundo pero si se llega a sentir mal échele un ojo al medicamento que está tomando, porque la mezcla comida-remedio lo puede hacer ver burros verdes. "Es un tema del que poco se habla ni se lo informan cuando va a la farmacia", comenta Leonardo Arriagada, farmacéutico clínico y docente de la UNAB y de la U. de Chile, quien pasa lista a las mixturas que le hacen la desconocida al organismo.

Repollos , lechugas, espinacas, perejil, acelgas. Quienes toman anticoagulantes deben tener controlada su ingesta de verduras de color verde. Son ricas en vitamina K y alteran el efecto anticoagulante, poniendo en riesgo de hemorragia al paciente. El ajo, ingerido en grandes cantidades, "también aumenta el efecto antiagregante plaquetario y los pacientes pueden sufrir sangrado", dice Arriagada.

El diente de león, una planta silvestre que se usa en ensaladas, "contiene mucho potasio y podría afectar el ritmo cardiaco a personas que usan enalapril, por ejemplo", precisa. Otra mención hace de la sal dietética recomendada para los hipertensos: "No tiene cloruro de sodio, pero sí otros componentes que al actuar con el enalapril puede causar aumento de presión arterial".

Las aguas de hierbas tampoco se libran. La manzanilla tiene conocidas propiedades terapéuticas como antiespasmódica, pero "su uso simultáneo con ácido acetil salicílico (aspirina) podría aumentar el efecto del medicamento y desarrollar hemorragias. Además, si está estresado, tiene acidez gástrica alta y toma la pastilla además de manzanilla redobla las posibilidades de hacer un sangrado digestivo". El ginseng, "al igual que la manzanilla, no debe usarse con aspirina porque aumenta el efecto de esta. También potencia el resultado de los medicamentos recetados para la ansiedad y los hipnóticos".

El pomelo "tiene 40 interacciones con fármacos, alterando la respuesta de drogas contra la hipertensión, antidepresivas. Por ejemplo, no debieran consumirlo quienes usan anticonvulsionantes porque podrían andar más sedados o tener crisis convulsivas. También se sospecha que en mujeres en edad fértil que toman el zumo de pomelo para bajar de peso les disminuye la efectividad del anticonceptivo oral".

Los quesos "no deben consumirse si se está tomando antidepresivos con moclobemida. Los quesos contienen tiraminas que pueden hacer crisis hipertensivas y desencadenar un accidente cerebrovascular".

Un estudio del laboratorio Axon Pharma recomienda tomar los medicamentos con más de 200 cc de agua de la llave a temperatura ambiente. Agrega que "la leche tiene muchos compuestos que en algunos casos inactiva los medicamentos o disminuye su efectividad y, en ciertos casos, podría provocar mayor irritación". También menciona la "pasionaria (conocida como La pasión de Cristo), flor de la que se extrae la pasiflora, que tiene algunas estructuras que son ansiolíticas, por lo que si se está usando benzodiazepinas aumenta efectos adversos como caídas o somnolencia".

Fuente: www.lun.com

Control de temperatura