Viernes, Octubre 19, 2018

La Presidenta de la Orden, Dra. Izkia Siches, asistió este martes al Congreso Nacional para exponer la postura del gremio en el marco de la discusión en la Comisión de Salud del proyecto de ley que modifica el Código Sanitario para regular los medicamentos bioequivalentes genéricos y evitar la integración vertical de laboratorios y farmacias, al cual el Gobierno acaba de dar suma urgencia.

En la instancia, participaron también la Directora (s) del Instituto de Salud Pública, Dra. María Judith Mora, y el Presidente del Colegio de Químicos Farmacéuticos y Bioquímicos de Chile, Mauricio Huberman.

La Dra. Siches destacó la importancia de normar este mercado, ya que “los medicamentos son un bien esencial y tienen que regularse como tal. Esto no es lo mismo que vender zapatos, esto es algo que la gente necesita sí o sí, porque si no, se muere o tiene menores efectos de salud”.

En esta línea, afirmó que “esta es una ley que sirve, porque regula el mercado, pero tiene un rol acotado, pues el gasto de bolsillo no va a disminuir de forma tan significativa”. Al respecto, explicó que “no va a tener un gran impacto en los medicamentos innovadores, que son los más costosos, y en tema de ventas en góndolas, pensar que la venta de medicamentos en supermercados va a solucionar el problema, es falso, ese no es el problema de salud principal de los chilenos”.

Asimismo, agregó que “el tema de fondo, que es quién financia esto, que en el sector público es Fonasa, con la entrega de los propios prestadores, o el seguro por parte de las Isapres, no logra resolverse por una regulación del mercado, sino cómo hacemos efectiva la entrega de los medicamentos en el sector público en los consultorios, en el sistema hospitalario, o lo que ocurre en Isapres, que solo esto está financiado por los excedentes o las canastas que están en el AUGE”.

En cuanto a los conflictos de interés, la Dra. Siches señaló que “inicialmente se avanzaba mucho en transparencia, en relaciones de prestadores, que era la línea que necesitaba Chile, se establecían protocolos, se limitaban temas como el de los visitadores médicos, que para nosotros es conflictivo”. Igualmente, añadió que “en esa línea nos parece importante seguir resguardando la DCI, entendiendo que Chile tiene que seguir avanzando en políticas de fármacos para que todos los medicamentos tengan intercambiabilidad plena y todos sean bioequivalentes y tengan seguridad, por lo que limitar ese espíritu de la ley hoy nos parece errado”.

Sobre el rol de los médicos, señaló que “tenemos que hacer la autocrítica de la influencia que tiene el marketing. Es un tema complicado y nosotros en este tema y otras áreas estamos tratando de recuperar la confianza de nuestros pacientes y la credibilidad de la ciudadanía. Por eso mismo es tan importante que la regulación de los conflictos de interés venga del Ejecutivo o desde el Parlamento. Nosotros ya avanzamos un poco y firmamos un acuerdo con la CIF en buenas prácticas, para que no haya regalos y nuestra idea es poder avanzar en la incorporación en el Código de Ética de todas estas prácticas”.

Por otra parte, solicitó “avanzar en un etiquetado que permita tener plena claridad de cuáles son los compuestos activos, porque los pacientes se aprenden los nombres de fantasía y no el compuesto, y en la educación de nuestros pacientes, para que no tengan problemas, que conozcan las dosis tóxicas, para que haya un autoconsumo responsable”.

Finalmente, invitó a los parlamentarios “a apoyar la Ley en general, pero que creemos que hay que rechazar las indicaciones que apuntan a debilitar todos los elementos que eran esenciales para la regulación del mercado, que significan retrocesos en materia de prescripción, de intercambiabilidad, de regulación de conflictos de interés y de fortalecimiento de la Cenabast”.

Fuente: www.colegiomedico.cl